Transbordo

Los trenes son confusos en esta ciudad. A veces pienso que es el norte y mis pasos van hacia el sur. Y cuando el oeste se confunde con el este, la noche se hace larga.
Revivo una primavera más en este espacio con las manos llenas. La izquierda, con el peso del pasado, con la tristeza y la rabia de ese sueño que tanto me costó y que nunca se cumplió. La derecha, con pequeñas semillas al final de un lápiz que, día a día, va escribiendo otra nueva historia.

Y ahora, con el tiempo, entiendo mi confusión, que los sueños de soñar y volar tan solo pueden ser míos.

Así que hoy, igual que hice hace meses, me preparo para dejar marchar del todo. Desde el cariño más profundo, desde el recuerdo de unas manos que me soltaron y me dejaron marchar, desde mis pies anclados al suelo, los cuales yo no necesito volver a mirar.

No pienso renunciar a ninguna de las dos. A la mano que me tiende un ancla a esta tierra, que comparte mis ojos, mi aliento y mi pensar. A la otra mano que me invita a ser ligera, sonreír y respirar. La una con la otra, en acuerdo, navegantes de mi tripulación.

Aquí desde mi mando de capitán, hago transbordo en esta estación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s