A / mi querida yo del futuro. En/ enamorar y aceptar

Estimada Marta,

En primer lugar, por favor disculpa el comienzo de esta carta. Aún no consigo hacerme a la idea de que puedas ser mi querida y, por supuesto, aún menos, mi queridísima. Quizás le siga dejando ese papel a aquellos que te rodean, ellos están entrenados y saben hacerlo mucho mejor que yo. 

Hoy te escribo porque esta mañana amanecí pensando en ti. Cuando leas esto habrán pasado cinco años desde que escribí esta carta y aún no sé cómo eres. Tampoco sé si seguimos pensando de la misma manera, así que quizás cuando la abras y la leas, yo te parezca una completa desconocida. De cualquier forma, me acordé de ti y lloré. Lloré porque me siento terriblemente responsable de tu felicidad. Hoy es uno de esos días en los que me gustaría que ni tan siquieras existieses. La cabeza me da vueltas pensando que serás un retrato de lo acontecido y que quizás seas más bien un borrador de curvas mal trazadas e inconexas, ataviadas con pequeñas arrugas de largas noches en vela.

Ayer recibí una carta de nosotras hace 5 años y creo que por eso hoy pensé en ti de nuevo. Me encuentro en la linea media, definiendo el cambio y aunque creo que no lo estoy haciendo demasiado bien, tampoco lo estoy haciendo tan mal. Así que he decidido que por fin voy a romper mi relación con la Marta de hace cinco años. No sé, hay algo en ella que ya no me convence, cuando la leo, la siento frágil y vulnerable, demasiado rabiosa e introvertida, poco femenina, escondida y huidiza. Hay días que intento conectar con ella y no sé, siempre tiene el cuello girado, como si mirase a la vida al revés, esperando a que alguien la empujese para seguir adelante. Nunca me mira a los ojos y apenas sonríe. ¿No te parece demasiado complicado? Sé lo que le ocurre, sé que se siente desvalida y frágil, que tiene miedo a que le apuñalen de nuevo, que no le gusta su cuerpo y que siente que no vale para nada, aunque se lo dejaré pasar porque yo, desde el presente, sé que eso cambiará. 
Pero bueno, no voy a enrollarme con la Marta de hace cinco años porque igual te interesa más saber sobre mí en estos momentos. Además, voy a empezar por lo bueno, que parece que en esta vida nos escribimos solamente para contarnos las penas y los miedos. He de decirte que ya no soy frágil ni famélica. Creo que soy una mujer hecha y derecha. Hay muchas cosas de este presente que no me gustan y que me aterran pero consigo dejarlas marchar. También he aprendido a dejarme ver y tocar. ¿No te parece maravilloso? Hace poco apareció alguien. ¡¡¡Sí!!! Hacía mucho tiempo, quizás desde nunca porque tan solo ahora he aprendido que se puede simplemente ser. Que cuando el cuerpo y la mente se expresan tal cual son, sin tapujos, entonces los demás te pueden ver y sentir. Lo más curioso de todo es que se acercan, te tocan y de repente, zas, les gustas. Tal cual. Así sin más. Diciendo esto no puedo dejar de sonreír. Será el amor. Y, por favor, sé discreta, no me digas si él sigue ahí contigo porque me gustaría que fuera una sorpresa…
Llevo bastante tiempo viviendo en el mismo sitio y aunque no he conseguido echar raíces he descubierto un magnífico truco de comprobación: casi todos los días saco fotos de mis pies. Sí, lo que oyes. A veces me quito los zapatos y les saco fotos en lugares preciosos para recordarme que aunque yo me evapore siempre habrá algo que me permita volver. Otras veces yo estoy dentro de los zapatos y me siento más segura y en alguna ocasión intento fotografiar la planta de mis pies para ver si realmente las raíces salen o no salen. También estoy mejorando un sistema de enraizamiento portátil que me está funcionando bastante bien. Éste consiste en tener todo lo que tú quieres dentro de ti misma. Lo aprendí en mis clases de yoga y todo esto viene a decir, más o menos, que lo importante es sentirte bien contigo misma, confiar en ti y hacer del mundo entero tu casa.
¡Más cosas! Aún no sé muy bien qué quiero hacer con mi vida. Me refiero al trabajo y todo eso. Sé que me gusta muchísimo escribir. Sé que me gusta trabajar con personas y que necesito moverme mucho. Sé que necesito crear e imaginar. Pero también sé que no soy constante. Dime, ¿tú lo conseguiste ya? Esto sí que me gustaría que me contaras cómo se hace porque por más que pregunto siempre recibo la misma respuesta: entrega, disciplina y empeño. Y entonces yo pienso, ¿aún más? ¡Pero si soy la persona más disciplinada, cabezona y tenaz que conozco! Hay que tener una férrea disciplina para levantarse muy pronto por las mañanas e ir a correr o practicar yoga, limpiar, cocinar y ordenar…Vale, sí, quizás esto no sea empeño y disciplina sino imposición y control sobre mí misma. ¡uf! Espero que esto también haya desaparecido de tu vida y que tu cocina sea una caos, que el despertador se quede sin pilas de tanto sonar y, sobre todo, espero que te estés permitiendo largas tardes en el sofá, leyendo y escribiendo, comiendo galletas, tomando un café con baileys, sonriendo y dejando que la vida, la mente y el cuerpo simplemente sean como tengan que ser. 
Quizás el mejor consejo que te puedo dar desde el día de hoy es que no te preocupes demasiado por la vida, porque todo va a ocurrir, lo quieras o no. Que no pierdas energía en luchar contra ti misma y lucha por aquello que realmente quieres. Me pregunto si ya estás donde querías estar, si has decidido mirar hacia delante y dejar de maldecir frente al espejo. Te quiero imaginar tranquila, haciendo compotas de manzana, que es lo que más te gusta, que es tu palabra, tu zumo y tu fruta favorita. Te quiero imaginar libre, muy libre. Segura y mandando a la mierda a todo aquel que no te acepte por como eres, incluida a ti misma. 
Hoy me gustaría seguir escribiéndote largo y tendido para asegurarme de que cuando leas esto el trabajo ya esté hecho, que ya no pienses en negativo y que ya no tengas miedo. Acuérdate de que te quieren y no te olvides de que yo también estoy intentando quererte. No lo dudes. Mientras tanto, sigo haciendo lo que puedo para que tengas un buen futuro. Espero estar haciéndolo bien. Lo que pienso hoy, lo que cambio y lo que hago es lo mejor que puedo y podré hacer por ti. 
Ahora me tengo que marchar. Hoy comeré rico por ti, hoy te coy a cocinar, así que ya me contarás si te gustó y como te sentó el día de hoy. Cinco años después.
——————-

Prefijo En-, Em-
Prefijo con origen en el latín que tiene la función de formar verbos a partir de sustantivos:
Enamorar
Entonar
Ennegrecer
Engrasar
Embotellar
Empanar

Nota: se emplea el prefijo Em- antes de p ó b.
El Prefijo A-, An-:
El Prefijo A-, An- es de origen griego e indica privación o carecia de. Ejemplos:
Amorfo: sin forma regular
Anormal: carente de normalidad
Afónico: sin voz
Apolítico: carente de ideología política
Acromático: sin color
Asimétrico: carente de simetría
Arritmia: carente de ritmo
Anorexia: pérdida del apetito
Anoxia: pérdida del oxígeno en el cuerpo
Anaerobio: carente de aire
Analfabeto: sin alfabeto, privado de la capacidad de leer y escribir
Anestesia: carente de sensibilidad
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s